El “poder” de la risa o… ¿Risoterapia en cualquier caso?

Este sábado ha vuelto a ocurrir algo bastante curioso y que desata mis dudas acerca de los posibles límites en la aplicación de la risoterapia. Una hora antes de que empezara la sesión, un hombre me llama para confirmar lugar y hora y acto seguido me explica que pregunta para asegurarse, porque su madre, de 60 y largos, va a asistir sola, ya que su otro hijo le ha regalado la sesión para animarla, porque ha fallecido su marido SOLO 2 meses antes y “está un poco decaída”. Si alguien me preguntase acerca de si veo adecuado este regalo ante esta circunstancia con el objetivo de animar a alguien tras tan reciente pérdida, no creo que dudase a responder que no me parece lo más adecuado. ¿Qué hay más normal y sano que estar “un poco decaíd@” dos meses después de que fallezca tu pareja? Siguiendo a la genial Kübler-Ross, los duelos siguen y necesitan unas etapas, y éstas, su tiempo, para procesar y llevar a cabo tareas imprescindibles tales como la 4 tareas de Worden:

I) Aceptar la realidad de la pérdida

II) Trabajar las emociones y el dolor de la pérdida

III) Adaptarse a un medio donde el fallecido está ausente

IV) Recolocar emocionalmente al fallecido y seguir viviendo

duelo 4 tareas de worden PositivArte Psicología y bienestar integral Madrid Vallecas

                Además, la obsequiada no sólo llegó “decaída”, sino también enfadada y frustrada (venía de muy lejos y coincidió que se había estropeado el metro), llorando y a la vez acalorada. Recién entró por la puerta ya quería irse y anticipaba no poder reírse en “su estado”. Por si fuese poco, en la sesión había otra mujer de avanzada edad, luchando con una enfermedad grave desde hace años y también en “mala racha”, como declaró la primera. Había dos grandes diferencias entre ambas: la viuda había sido en cierto modo forzada para que mejorase con la risoterapia su estado de ánimo y venía sola, mientras que la señora enferma venía con su hija voluntariamente para ver si conseguía con la sesión mejorar esa racha. Es cierto que sucesos similares me acontecieron con anterioridad, y por ello, además de por puro Mindfulness, no anticipo resultados de tales circunstancias, a pesar de que considero que sólo 2 meses después de una pérdida tan importante no es muy buena idea un regalo como éste. Simplemente me concentro en mi trabajo, en la organización y conducción del taller.

Pocos minutos después ya se puede apreciar, incluso aún en la parte teórica, que la inmersión y disfrute de los contenidos era igual para todos los asistentes… y ya en el inicio de las dinámicas, ambas mujeres estaban inequívocamente disfrutando y en buena sintonía con el resto del grupo. ¿Magia, milagro?: nada que ver. ¿Mérito mío?: tampoco. Todos somos seres sociales. Y dentro de esa sociabilidad las emociones positivas nos sientan muy bien por fuera y por dentro, mental y físicamente. ¿qué más motivos se necesitan para poder desconectar durante 2 horas de las desgracias y lanzarse a abrazarse o actuar cómicamente con auténticos desconocidos? Suena peculiar, pero esto es una realidad de la que puedo dar fe para varios miles de personas. Por supuesto, con esto no quiero decir que con estas 2 horas ya dejes de echar de menos a tu marido o de estar “decaída”. Nada más lejos de mi intención. Sí creo que dice muy a las claras lo que también comentamos en los talleres: la risa es una cualidad muy humana, innata y que nos aporta muchas posibilidades relacionadas con el bienestar. Quien quiera, puede hacer uso de ésta, a través del humor u otras técnicas, para mejorar su estado de ánimo, su salud o simplemente compartir un rato divertido. Esos son varios de los “poderes” de la risa: no son mágicos, pero a mí no dejan de sorprenderme por su amplio alcance y efecto. No en vano figura el sentido del humor entre las 24 fortalezas del carácter que la Psicología Positiva identifica como fuentes potenciales de la felicidad humana.

La mejor risoterapia PositivArte Psicología y bienestar integral Madrid Vallecas

-admin 11 julio, 2013