«LOS 4 JINETES DEL APOCALIPSIS» DEL AMOR

Captura_de_pantalla_2015-03-24_a_las_18.07.00

El psicólogo americano John Gottman llamado «el doctor divorcio» ha realizado numerosos estudios sobre las relaciones de pareja.

Las conclusiones a las que ha llegado es que en las relaciones de pareja se utilizan 4 «toxinas o jinetes del apocalipsis» que desgastan y deterioran las relaciones.

Estos jinetes son: la crítica, el desprecio, la actitud defensiva y evasiva.

Las mujeres utilizan más los jinetes de la crítica y el desprecio. Y los hombres a la hora de gestionar los conflictos se ponen a la defensiva o evitan evadiendo el conflicto.

1.) El primer jinete: Las críticas

Siempre tendrás alguna queja sobre la persona con la que vives. pero entre las quejas y las críticas hay una diferencia abismal.

* Una queja sólo se refiere a una acción específica en la que tu cónyuge ha fallado.

* La crítica es más global, e incluye palabras negativas sobre el carácter o personalidad de tu pareja.

Si oyes ecos de estas críticas en tus discusiones con tu pareja, ten en cuenta que no sois únicos.

El primer jinete es muy común en las relaciones. De modo que no piensen que están condenados al divorcio o ruptura. El problema de las críticas es que cuando se hacen constantes allanan el camino para los otros jinetes, más peligrosos.

2). El segundo jinete: desprecio

El sarcasmo y el escepticismo son formas de desprecio. Lo mismo puede decirse de los insultos, el gesto de poner los ojos en blanco, la burla y el humor hostil.

El desprecio, en cualquiera de sus formas -el peor de los cuatro jinetes- envenena las relaciones porque implica disgusto. Es imposible resolver un problema cuando tu pareja está recibiendo el mensaje de que estás disgustado con ella. El desprecio aumenta siempre el conflicto, en lugar de favorecer la reconciliación.

3.) El tercer jinete: la actitud defensiva

Las investigaciones muestran que con esto rara vez se obtiene el efecto deseado. El cónyuge agresivo no da su brazo a torcer ni pide perdón. Esto sucede porque la actitud defensiva es en realidad un modo de culpar a la pareja. Lo que estamos diciendo en esencia es: «El problema no soy yo. Eres tú». La actitud defensiva no hace sino agravar el conflicto, y por eso es tan peligrosa.

Las críticas, el desprecio y la actitud defensiva no siempre entran en el hogar en estricto orden. Funcionan más bien como una carrera de relevo, pasándose el testigo de uno a otro continuamente si no sabemos poner fin a este ciclo.

4.) El cuarto jinete: actitud evasiva

La actitud evasiva suele llegar más tarde que los otros tres jinetes. Por eso es menos común entre recién casados, que entre parejas que llevan un tiempo en una espiral negativa.

Hace falta tiempo para que la negatividad creada por los tres primeros jinetes crezca hasta tal punto que la evasión se convierta en una salida comprensible.

Lara Ferreiro

Psicóloga experta en terapia de pareja

Conoce nuestros servicios:

Recursos Positivos

Terapia de Pareja

Programa gratuito de Mindfulness y Compasión

Respondemos tus dudas:

-admin 25 marzo, 2015